1 de 37
Cepillo para alisar DICTUM N°. 4, hierro SK4
   

Cepillo para alisar DICTUM N°. 4, hierro SK4

123,00 €

incl. IVA más gastos de envío

Referencia 703331

Argallera metálica DICTUM, suela recta, hierro SK4
   
Cepillo para una sola mano DICTUM, 20°, hierro HSS
   
Cepillo para una sola mano DICTUM, 12°, hierro HSS
   
1 de 37

Conocimientos especializados - Cepillos

LA ARTESANÍA ES ALGO MUY PERSONAL
Tipos de cepillos
Cepillos de madera

Ventajas:

  • Tacto cálido y agradable
  • Cuidan la pieza y no destiñen la madera
  • Su peso ligero previene el cansancio

Inconvenientes:

  • Desgaste de la plancha con un uso intenso
  • Se pueden producir deformaciones
  • Masa poco amortiguadora, funcionamiento menos fluido con veteados difíciles
Cepillos japoneses

Ventajas:

  • Funcionamiento por arrastre: buen control, cuidan la muñeca y cansan menos
  • Funcionamiento fluido gracias a la cuchilla gruesa
  • Alta calidad de la cuchilla

Inconvenientes:

  • Largo proceso de preparación (no aplicable a cepillos con cuchillas intercambiables)
  • Pueden producirse deformaciones por influencias atmosféricas (no aplicable a cepillos con cuchillas intercambiables con cuerpo estabilizado)
  • No presentan ayudas de ajuste mecánicas para la cuchilla y la boca
Cepillos metálicos

Ventajas:

  • Alta resistencia al desgaste de la plancha y el borde de la boca
  • El cuerpo del cepillo no se deforma a causa de las influencias atmosféricas
  • Alta »masa oscilante«: funcionamiento fluido incluso con veteados y nudos difíciles
  • Ajuste sencillo de la cuchilla y, con frecuencia, también de la abertura de la boca

Inconvenientes:

  • El elevado peso de los cepillos grandes aumenta el cansancio
  • Se pueden oxidar (no aplicable a cepillos de bronce)
Términos
Términos
Modelos de cepillos metálicos

Existen tres clases de cepillos metálicos: el cepillo »Bevel up«, el cepillo »Bevel down« y el cepillo rascador

Cepillo »Bevel up«

(en inglés, »parte biselada hacia arriba«)

Bevel up

Este tipo de cepillo se ha desarrollado a partir del cepillo de bloque. Antiguamente, los carpinteros utilizaban el cepillo de bloque como cepillo de una sola mano para trabajar muescas transversales en postes para colocar travesaños (blockings) después como refuerzo. De ahí viene el nombre de »bloque« (block).

Volvamos al propio elemento diferenciador, la »parte biselada hacia arriba«: la cuchilla de un cepillo de bloque está colocada al revés en comparación con un cepillo convencional, es decir, »Bevel down« (»parte biselada hacia abajo«).

El motivo es que no era posible utilizar un portacuchillas normal en un cepillo de bloque debido a su forma compacta. A nivel ergonómico, el cepillo habría sido incómodo de agarrar con la mano. Por eso, se cambió el ángulo de inclinación y se montó la cuchilla al revés. El ángulo de corte resultante es el mismo que con un cepillo »Bevel down«. El motivo de que el principio »Bevel up« no se extendiera mucho era la calidad de la fundición de los antiguos cepillos Stanley. La fundición gris utilizada estaba sometida a una carga extrema en el punto en que la cuchilla se asentaba en la plancha y tendía a romperse. Con el uso actual de la fundición esferoidal, el cuerpo del cepillo es ahora más estable y resiste las cargas de este principio a la perfección.

Ventajas e inconvenientes:

  • Cambio sencillo del ángulo de corte

    La mayor ventaja es que se puede influir en el ángulo de corte. Dado que el ángulo del bisel en la cuchilla afecta al ángulo de corte, con esta variante se puede ajustar el ángulo de corte, por ejemplo, afilando un segundo bisel.

  • No tiene rompevirutas

    El rompevirutas, que normalmente estabiliza la cuchilla, no está presente en este modelo.

  • Punto de gravedad bajo

    Otra ventaja en trabajos llanos es el bajo punto de gravedad del cepillo, ya que el ángulo de colocación de la cuchilla es relativamente plano.

  • Cuerpo del cepillo y soporte de la cuchilla en una sola pieza

    En los cepillos »Bevel down« se monta un portacuchillas adicional en el cuerpo del cepillo.

    En la variante »Bevel up«, por el contrario, el cuerpo del cepillo y el soporte de la cuchilla son una sola pieza. Esto ofrece aún más estabilidad.

  • Ajuste sencillo de la boca del cepillo

    El tamaño de la boca, un aspecto importante para obtener superficies limpias, se puede ajustar fácilmente en los cepillos »Bevel up« sin cambiar la profundidad del corte mediante un tornillo colocado en el extremo delantero.

Cepillo »Bevel down«

(en inglés, »parte biselada hacia abajo«)

Bevel down

El famoso inventor de la garlopa, Leonard Bailey, que en aquel entonces trabajaba para Stanley, influyó de forma decisiva en el diseño actual de esta variante. Stanley había perfeccionado este sistema con el diseño Bedrock, permitiendo así ajustar el portacuchillas sin aflojar la fijación de la cuchilla. Este modelo no ha sufrido apenas cambios hasta hoy, excepto con la idea revolucionaria de Thomas Norris, que permitía los dos tipos de ajuste de la cuchilla (profundidad de corte e inclinación de la cuchilla) con un solo tornillo. Las ventajas e inconvenientes de este sistema se discuten a menudo en los círculos de expertos, dado que el diseño de Bailey permite regular la profundidad de corte durante el trabajo gracias al tornillo de ajuste central hundido.

Ventajas e inconvenientes:

  • El ángulo de corte depende del ángulo de inclinación del portacuchillas

    En los cepillos »Bevel down«, el ángulo de corte no es tan fácil de cambiar como con la versión »Bevel up«. Depende de la inclinación del portacuchillas.

  • Asiento de la cuchilla en toda la superficie

    El portacuchillas permite que colocar la cuchilla de forma limpia y plana, minimizando las vibraciones.

  • Peso elevado

    Precisamente con veteados irregulares o maderas difíciles de cepillar, el peso adicional es muy favorable, ya que el cepillo se asienta con mayor solidez.

  • El ajuste de la boca del cepillo también afecta a la profundidad de corte

    Dado que el portacuchillas se mueve por un plano inclinado, al ajustar la boca del cepillo también cambia la profundidad de corte. Para contrarrestar esto, se debe volver a corregir la profundidad de corte.

Cepillo rascador
Cepillo rascador

El cepillo rascador surgió de la idea de alojar una cuchilla rascadora en el cuerpo del cepillo tipo garlopa para lograr un trabajo más cómodo. Generalmente, se realiza una rebaba en la cuchilla que produce el efecto rascador. Para hacerlo, la cuchilla se debe afilar perfectamente angular, para luego crear una rebaba en la parte superior del bisel con un bruñidor, de forma similar a un rascador. Con las cuchillas gruesas (Lie Nielsen) se puede trabajar con o sin rebaba. En cambio, las cuchillas más delgadas (Kunz o Veritas) requieren esta rebaba.

Las cuchillas están achaflanadas (30-45°) para reducir la cantidad de material a »desbancar« al crear la rebaba. El principio del trabajo de rascado con rebaba es completamente diferente del principio de la cuchilla de corte.

El ajuste de la profundidad se determina por la rebaba y el ángulo de inclinación. Este cepillo es imprescindible para conseguir superficies sin desgarros en las maderas y veteados más difíciles (en general, en madera dura).

Ángulo de corte

¿Para qué ámbitos de uso son adecuados los diferentes ángulos de corte o inclinación?

  • Ángulo de corte de 36-38°

    Indicado para madera de testa. Aquí es probable que se produzcan desgarros, ya que las fibras se rompen fácilmente en este punto. Con este ángulo de corte se podrán cortar las fibras más o menos. Para el cepillado longitudinal solo se debería realizar una fina reducción de las virutas con una boca pequeña, ya que, de lo contrario, la madera podría partirse.

  • Ángulo de corte de 43-46°

    Ángulo de corte normal para trabajos generales con una resistencia de corte relativamente baja.

  • Ángulo de corte de 50-60°

    Con este ángulo de corte se evitan desgarros al alisar maderas muy veteadas. El inconveniente es que el procesamiento es más de rascado que de corte, por lo que la cuchilla se queda sin filo más rápido.

  • Ángulo de inclinación de 75-100° (aquí, el ángulo de corte se define por la rebaba)

    Con este ángulo no se corta, sino que se rasca (cepillo rascador). Dado que con esta técnica de cepillado apenas se producen desgarros, es excelente para veteados intensos y maderas difíciles de cepillar.